Basagoiti ha hecho estas declaraciones en una entrevista en Los Desayunos de TVE, al ser preguntado por la ruptura con el PP de Toñi Fernández, la madre de Silvia, la niña asesinada por ETA en el atentado en Santa Pola en 2002. Fernández, militante de ese partido desde 2005, se dio de baja ayer por considerar que Rajoy ha “traicionado” a las víctimas por no apoyar en el Congreso la moción de UPyD contra Amaiur y Bildu.

Razones objetivas
“Mariano Rajoy fue muy crítico con la posición de Zapatero. Era muy crítico y tenía razón. Estaba negociando con ETA, estaba hablando de Navarra y negociando con terroristas. Eran razones objetivas”, ha dicho Basagoiti, que  ha acusado al PSOE de dedicarse “a cuestionar y atacar a las víctimas que no compartían su camino”.

Un discurso moderado en comparación con el de Mayor Oreja
Basagoiti ha mantenido un discurso bastante moderado sobre la política antiterrorista, en comparación con el de otros dirigentes del PP, como el exministro Jaime Mayor Oreja, que durante la pasada legislatura lanzó graves acusaciones contra el Gobierno de Zapatero,  que, según dijo, estaba inmerso “en una segunda parte" del proceso de negociación entre Gobierno y ETA .

Se desmarcó en 2010 de las acusaciones del exministro
El presidente de los populares vascos no ha desautorizado abiertamente a Mayor Oreja, aunque en marzo de 2010, se desmarcó de sus acusaciones al afirmar que aunque  respetaba "profundamente el diagnóstico" del eurodiputado, él se guiaba "por los hechos y los hechos son que, a día de hoy, en el pacto que tenemos con el PSE-EE y lo que se ve en la política nacional, se está en la derrota de ETA".

Diana de ataques de la derecha mediática
La afirmación del líder de los populares vascos en junio de 2011 de que es indispensable alcanzar en el País Vasco “un gran acuerdo democrático que certifique el final de las trincheras y los frentes” apostando por un diálogo político hacia el final del terrorismo le valió duras críticas de la derecha mediática.

El abuelo de Zapatero
Pero hoy Basagoiti ha retomado el discurso rancio del PP sobre política antiterrorista del que supo sacar provecho en la oposición. Incluso se ha salido del tema y ha colado una solapada alusión al abuelo de Zapatero y a la memoria histórica. “Respetaremos a las víctimas. Estamos en contacto con ellas y aunque algunas no estén de acuerdo, no vamos a entrar en una rueda de si mi abuelo no sé que... o si están manipuladas”.