En aquel congreso, cuando el liderazgo de Mariano Rajoy era cuestionado por un sector del partido del que formaba parte Esperanza Aguirre, Aznar saludó cariñosamente, con abrazo incluido, a la presidenta madrileña y al secretario general saliente, Ángel Acebes, pero cuando llegó ante Rajoy estrechó su mano sin apenas mirarle. Su actitud distante fue más que notoria. Hoy, le ha dedicado saludo, sonrisa y confidencias.

Rajoy, "un patriota"
En su discurso, Aznar ha afirmado que Rajoy está actuando con "patriotismo" al llevar a cabo sus reformas, y ha pedido confianza para el nuevo Ejecutivo. "Pienso sinceramente que hay motivos para la esperanza y que hay razones para confiar", ha resaltado el expresidente, según EFE.

La regeneración del Estado
El presidente de honor del Partido Popular cree que hay que "regenerar nuestro Estado y ponerlo a la altura de una gran nación", después de los siete años de mandato de Zapatero, en los que, criticó, los socialistas casi consiguen "hacer real su profecía de un país de humo y sombras". Como ha reiterado en otras ocasiones, ha vuelto a considerar al anterior Ejecutivo como “el peor Gobierno de la democracia española".

El mandato que han dado los españoles
Aznar ha destacado el "mandato tan reiterado y tan nítido, tan preciso y tan exigente" que los españoles han entregado a su partido con la victoria por mayoría absoluta en las elecciones generales del 20 de noviembre. A partir de ahora, dijo, "necesitamos regenerar nuestro Estado y ponerlo a la altura de una gran nación que pide instituciones y personas que la respeten y que la protejan, que no la agredan ni abandonen".

"Los españoles han dejado muy claro que la salida de la crisis sólo tiene un camino: Un camino de unidad nacional y de liderago decidido y verdaderaente integrador", ha afirmado.

Un apunte a la polémica sobre ETA
El expresidente del Gobierno ha puesto su granito de arena a la polémica abierta en relación con las declaraciones del ministro del Interior, Jorge Fernández, otorgando al problema de ETA una "dimensión política”. Aznar ha enviado un mensaje de mano dura al afirmar de manera rotunda que no valen paños tibios y que hay que aplicar "sobre los verdugos todo el peso de la ley" y hay que repetir "sin un ápice de confusión" que ETA pierde y la democracia gana. “Sin un ápice de confusión".