Tras desvincularse totalmente del Partido Popular el pasado octubre, la Fundación FAES ha renovado su órgano rector con el expresidente del Gobierno, José María Aznar, a la cabeza y que ha cortado con cualquier político en activo para esta nueva época de la Fundación.

El presidente de honor del PP ha sustituido a María Dolores de Cospedal como vicepresidenta por el que fuera diputado del PP y amigo íntimo de Aznar, Manuel Pizarro. El secretario y director de la Fundación seguirá siendo Javier Zarzalejos.

El think tank ha designado como vocales a un nutrido grupo de viejas guardias del PP que actualmente no se encuentran en activo. Ángel Acebes, Rocío Albert, Cayetana Álvarez de Toledo, Rafael Arias Salgado, Pío Cabanillas, Cristina Crespo, Gabriel Elorriaga, Javier Fernández-Lasquetty, Julio Iglesias de Ussel, José María Marco, Abel Matutes, Jaime Mayor Oreja, Ana Palacio, José Pedro Pérez-Llorca, Josep Piqué, Alberto Ruiz-Gallardón, Javier Rupérez, María San Gil, Alfredo Timermans y Eduardo Zaplana.

Acuerdo de desvinculación

FAES tomó la decisión, a partir de enero de 2017, de desvincularse totalmente del Partido Popular, lo que producirá dejar de percibir las subvenciones públicas que percibía como fundación vinculada al PP.

Como explica la propia FAES en su web, el acuerdo establecía que el PP renunciaba a los miembros que hasta ahora le correspondían como vocales natos; que la fundación mantiene su presencia en las organizaciones internacionales a las que pertenece, y que ambas partes se muestran abiertas a seguir colaborando en el futuro desde sus respectivos ámbitos.

En la práctica, este mantenimiento de la colaboración que se quiere vender es bastante complicado, debido principalmente a la mala relación actual entre José María Aznar y Mariano Rajoy, plasmada en recientes desplantes de la Fundación FAES con la actuación del Gobierno del PP y, más recientemente, con el comunicado del expresidente tras la muerte de la senadora y exalcaldesa de Barcelona Rita Barberá.