Sin embargo, Toledo negó que hubiera actuado de manera violenta. “Nunca en mi vida, bajo ningún concepto, he ejercido violencia alguna contra nada ni nadie. Tampoco esa noche”, declaró el actor, que denunció ser víctima de un “linchamiento” mediático.

“Vivimos atrapados en un sistema criminal al que llaman democracia, en el que las personas que luchamos contra él, en busca de una sociedad libre, justa e igualitaria, somos perseguidos como delincuente”, afirmó el actor sobre las informaciones y artículos de opinión en los que se le juzgaba a priori.

Detenido junto a delincuentes
Toledo fue detenido a las 23.00 horas del jueves 29 de marzo y trasladado a las dependencias de la Brigada Provincial de Información situada en la Comisaría de Moratalaz de Madrid donde pasó la noche. Antes, estuvo nueve horas retenido en un calabozo en Plaza de Castilla, de 15 metros cuadrados junto a 22 personas más, la mayoría delincuentes o personas cuyo único delito “era no haber nacido en España”, según describió el propio actor.

Testigos negaron que Toledo actuara con violencia
El motivo de su arresto fue la denuncia interpuesta por el dueño de un establecimiento que llamó a la Policía después de que un piquete le exigiese que cerrase el bar con motivo de la huelga general. Ante su negativa, el piquete comenzó a realizar destrozos. Cuando los agentes policiales llegaron al lugar Willy Toledo no estaba allí, pero el hostelero le identificó e interpuso la denuncia.

Un testigo desmintió la versión del dueño del bar
El dueño del local declaró a la Policía que el actor encabezaba el piquete, pero sus afirmaciones fueron desmentidas por uno de los clientes que en ese momento se encontraba en el bar, quien aseguró que Willy Toledo en ningún momento entró en el bar y que no vio ninguna actitud agresiva por su parte. Otra vecina del barrio también contradijo las declaraciones del dueño del bar.

El dueño no compareció ante el juez
El Juzgado de Instrucción número cuatro de Madrid dice en su auto hecho público este viernes, al que ha tenido acceso Europa Press, que "aunque subsisten indicios de un posible delito o falta, estos no son suficientes para establecer un juicio de culpabilidad contra una determinada persona, no existiendo expectativas de obtener nuevos datos inculpatorios ante la ausencia de testigos y la falta de voluntad del dueño del bar de colaborar al no comparecer cuando ha sido citado como perjudicado".

La Unión de Actores perpleja por el tratamiento dado por ciertos medios
Tras la decisión judicial, en un comunicado, la Unión de Actores y Actrices ha mostrado su "perplejidad ante el tratamiento dado a este caso por los medios de comunicación", que según manifiesta no dudaron en "propiciar un linchamiento público y concertado que buscaba criminalizar, no sólo a Guillermo Toledo, sino a todos los trabajadores y trabajadoras que ejercieron su derecho a la huelga el pasado 29 de marzo, a través de instrumentos legalmente reconocidos como los piquetes informativos".