Tarareando y en bicicleta, Esperanza Aguirre llegaba a la finca de Bertín Osborne donde le esperaba una intensa charla entre fogones y copas de vino que ha tocado todos los temas más polémicos de la exlideresa del Partido Popular en la Comunidad de Madrid.

Dispuesta a abrirse por completo al ganadero en su programa de Telecinco, Aguirre ha asegurado que siempre procura ser “natural, espontánea y políticamente incorrectísima” ante las muchas intrigas que ha protagonizado, tanto dentro como fuera de su partido.

Aznar, Rajoy y Gallardón

Después de repasar su niñez y su etapa como madre, sobre la cual dice tener poca paciencia, Aguirre entró en materia política y no dudo en relatar su relación con los más altos cargos del Partido Popular.

Preguntada por Bertín sobre el expresidente José María Aznar, la actual portavoz de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid dijo que lo consideraba “un crack, el mejor presidente del Gobierno que ha tenido España”, aunque añadiendo que “no es tan simpático y me impone un poco”.

Sobre el actual líder del partido, Aguirre aseguró que es todo lo contrario a su antecesor, ya que “en las distancias cortas es un ser encantador”, algo en lo que estuvo de acuerdo Bertín ya que también lo entrevistó cuando su programa se encontraba en Televisión Española.

El ganadero no pudo evitar tampoco preguntar por su relación con el exalcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, la cual siempre se ha dicho que no era nada buena. Aguirre le explicó que siempre han “sido y somos muy buenos amigos, sólo que en política tenemos muchas discrepancias”.

Las ‘ranas’ de Aguirre

Sobre otros compañeros de partido, Aguirre explicó que sólo le ha decepcionado uno, en referencia a su exnúmero dos en la Comunidad, Francisco Granados, recordando que “está en la cárcel, y cuando un juez le mantiene en la cárcel tendrá sus razones”.

La expresidenta del PP madrileño también habló sobre Bárcenas, al cual dice no conoció, “pero es verdad que hizo mucho daño al partido”.

Aguirre llegando en bicicleta a la finca de Bertín Osborne

Los errores del PP

Esperanza Aguirre no ha dudado tampoco en mostrar sus discrepancias con las estrategias del partido y que, a su juicio, le han costado tantos votos en los últimos años. Preguntada por Bertín si siempre decía todo lo que pensaba o había cosas que se callaba, la política respondió que “siempre hay algo que me callo, como todos”, y puso el ejemplo de la crisis en el PP: “La explicación oficial es que la crisis ha hecho unos recortes poco populares y la corrupción, pero en realidad también creo que hay otras causas y que son importantes”.

“Es muy importante comparecer constantemente en los medios de comunicación para explicar lo que pasa, y se consideró correcto que nadie saliera en televisión algo desastroso para mí. Tenían tanto que hacer con la economía que olvidaron eso”, ha argumentado.

Volvió por Podemos

También el ganadero y presentador ha querido saber por qué Aguirre volvió a la política después de dejarla. Aguirre explicó que se retiró “en 2012 porque tuve un cáncer, habíamos tenido una mayoría absoluta y pensé que era el mejor momento y que sería para siempre (…) Pero a finales de 2014 hubo unas encuestas que daban como ganador a Podemos y quise volver, y ganamos, pero no con la suficiente mayoría. Volví por miedo a Podemos”.

Preguntada por su opinión del partido de Pablo Iglesias, la concejala madrileña no duda en decir que están “en contra de la propiedad privada” y señalar a La Sexta por su auge. “Unas emisoras se dedicaron a promocionar a Podemos, y han sacado 5 millones de votos por ese programa”, argumentó.

Carmena, sin humor

Sobre la actual alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, Aguirre volvió a alabar sus magdalenas y afirmó que “es una persona con muchos valores, uno de los cuales no es el sentido del humor, y en el trato personal es encantadora, pero no tenemos las mismas ideas sobre cuestiones como los okupas que a ellos les parecen perfectamente bien”.

Sobre su derrota en las municipales de 2015, Aguirre volvió a insistir en que fue ella quien las ganó y que se debería cambiar la Ley electoral”, recordando una vez más que ella volvió “a la política para evitar que Podemos llegara al gobierno, eso sería un drama”.