Hay pacto en la derecha para repartirse gran parte del mapa. Con Madrid en el centro de todas las miradas, el entendimiento entre las partes facilitará que, finalmente, sea Almeida quien encabece el Consistorio estos cuatro años.

Duras negociaciones juntos a Ciudadanos y Vox en paralelo. Las condiciones exigidas han sido muchas y del todo variopintas, pero el PP ha conseguido aplacar los ánimos de sus socios y conseguir que, pese a los exabruptos reiteradas y recíprocos de ultras y naranjas, haya entendimiento.

Preguntada por ello, Esperanza Aguirre, exalcaldesa de la capital y voz de peso dentro de las filas de los de Casado, ha destacado su alegría: “No conozco el fondo del acuerdo pero estoy muy contenta con que se haya respetado el voto de los madrileños”.

Sobre Vox, la otrora líder de la formación ha asegurado que “es un partido totalmente constitucional” y que Macron “debería meterse en las cosas de Francia y dejar a España tranquila”.

Visto bueno de uno de los pesos pesados de la derecha, pacto in extremis y una pregunta que se hace todo el mundo: ¿Qué poder tendrá la extrema derecha dentro del Ejecutivo madrileño?.