La portavoz del PP en el Ayuntamiento y expresidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, vuelve a insistir en el mismo argumento cuando se le pregunta por la Púnica y por el que fuera su número dos, Francisco Granados: ella no sabía nada de nada.

Siento asco y nauseas” ha dicho Aguirre durante un acto para la presentación de un plan medioambiental en la capital mientras repetía que no tuvo conocimiento ni sospecha de que Granados recaudara dinero para el PP de 2011 a 2014 tal y como supone la Guardia Civil.

La portavoz popular en el Ayuntamiento de Madrid ha vuelto a repetir que fue la que cesó a Granados del Gobierno y del Partido en 2011 por falta de confianza y que ella dimitió hace unos meses como presidenta del PP de Madrid precisamente por no haber "vigilado suficientemente" la financiación del partido.

“No he sabido nada de que recaudara nada. Me ha sorprendido que diga que fue de 2011 al 2014, cuando no hubo elecciones", ha dicho la expresidenta regional y del PP madrileño. “Jamás tuve noticia de una irregularidad", ha repetido, porque de haberla tenido hubiera acudido al juez o a la fiscalía a denunciar sus sospechas.

La Guardia Civil sospecha que el exconsejero madrileño del PP se encargaba del cobro de "comisiones de terceros para el partido" de Madrid con el objeto de financiar campañas electorales desde 2011 hasta el 25 de mayo de 2014, fecha de las elecciones europeas. Pero no solo eso. Según un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que analiza el contenido de una libreta que le fue incautada a Granados éste se quedaba con parte del dinero que se recaudaba.

 La campaña de reputación de Aguirre

"¿Pero qué dice usted? De eso nada".

Así ha respondido Aguirre a un periodista que le ha preguntado por el informe de la UCO, incorporado también al sumario de la Púnica, y en el que se señala que la ex Presidenta de la Comunidad de Madrid también habría contratado a empresas presuntamente vinculadas con la trama de corrupción para tratar de mejorar su reputación online.

“El nombre de Esperanza Aguirre vende mucho” ha ironizado mientras añadía que una de las cartas de una empresa supuestamente contratada para tal fin la menciona a ella el 10 de septiembre de 2012, sólo siete días antes de que presentara su dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid.