ELPLURAL.COM ha informado cómo, a pesar de sus promesas electorales y de lo dicho por el propio Mariano Rajoy en campaña, el Gobierno va a subir los impuestos. Aumentará los impuestos indirectos, concretamente algunos especiales que gravan determinados productos y consumos como los hidrocarburos (gasolina, gas natural), bebidas alcohólicas o tabaco. Incumplimientos fiscales en los que son por cierto reincidentes.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, insistió en el fin de la pasada legislatura que no iban a subir impuestos indirectos a pesar de las prescripciones de organismos internacionales como el FMI. Pero hay más, porque no se trata solo de un incumpliento de una promesa sino de rebatir todo un discurso que abandera el partido de satanizar este tipo de gravámenes. En 2009 Esteban González Pons arremetía contra la subida de los impuestos indirectos. El PP, entonces en la oposición, celebraba en una nota las diatribas de su entonces responsable de comunicación contra "el aumento de los tributos indirectos -ya sea a través del IVA, la gasolina, el alcohol o el tabaco-" porque supondría "disminuir el poder adquisitivo de las rentas medias y bajas; desincentivar las compras y el consumo; y retrasar la recuperación económica".

El ahora eurodiputado González Pons clamó así contra el IVA y los impuestos especiales: 
"Es el impuesto más injusto que hay y por lo tanto recaudar 15.000 millones de euros más a costa de impuestos indirectos es bajarle el sueldo a todos los currantes españoles, bajarle la pensión a todos los jubilados y el subsidio a los parados".