Activistas de Greenpeace han amordazado a los leones del Congreso de los Diputados para protestar contra la ley mordaza que pretende imponer el Gobierno. Efectivos de la Policía han intervenido con premura para detener la acción de los activistas.

La Policía retiene a varios activistas
Mientras unos rodeaban los leones con cintas amarillas, otros activistas posaban con pancartas de rechazo a la ley. La portavoz la organización, Isabel Rivera, ha declarado a Europa Press que los policías han retenido a seis activistas y los están identificando en una calle adyacente al Congreso de los Diputados. La organización ha convocado para este jueves una rueda de prensa para informar de su valoración de la futura Ley de Seguridad Ciudadana.



Una protesta similar en mayo pasado
El pasado mes de mayo, ocho activistas de Greenpeace se subieron al tejado del Congreso de los Diputados aprovechando los andamios por las obras de reforma de la Cámara y desplegaron una pancarta contra la Ley de Costas.

El Gobierno castigará con altas multas acciones como éstas
La futura ley de seguridad ciudadana considerará una infracción grave con multas de entre 1.000 y 30.000 euros escalar cualquier edificio de interés “histórico-artístico”, así como perturbar la seguridad ciudadana frente a las sedes del Congreso de los Diputados, el Senado y las Asambleas Legislativas de las comunidades autónomas.

Greenpeace denuncia que "nos devuelven al franquismo"
En la web de Greenpeace, en la que se informa sobre su acción, la organización explica que “la ley de protección de la Seguridad Ciudadana nos amordaza. Ahoga nuestra libertad de expresión y nos devuelve al franquismo. Daoiz y Velarde, los leones del Congreso de los Diputados, han sido hoy nuestros altavoces. Ambos dos, defensores de la democracia y protectores de las cortes, han sido amordazados a primera hora de la mañana por activistas de Greenpeace”.

Twitter se enciende
En Twitter se suceden los comentarios contra la ley que planea del Gobierno y el tema se ha convertido en tendencia.