Curri Valenzuela y Federico Jiménez Losantos



La ministra de Sanidad, Ana Mato, no se salva; ni los más afines al PP dejan de censurar su actuación en la crisis del ébola. En ABC, sorprende ver a Curri Valenzuela cuestionarla y compararla con “la incapacidad” de otra ministra en tiempos de Aznar, Celia Villalobos, ante la amenaza de las vacas locas. En El Mundo, Losantos extiende sus críticas al Gobierno por la “irresponsable” repatriación de los misioneros, “un caso de torpe publicidad política”, que ha colocado a España “en el Tercer Mundo”. En la misma línea, Raúl del Pozo en la contraportada del mismo diario incluye el ébola en eso que llaman marca España: “hemos sido los primeros en importar a Europa el ébola”.

Un capote a Rajoy
Curri Valenzuela reprocha a Mato que no cumpliera con su promesa de “mucha información, transparencia total y datos exhaustivos” y cree que ya es “sintomático” que la secretaria de Estado de Comunicación haya tenido que tomar las riendas del asunto “sustituyendo al ministerio de Sanidad”.

Valenzuela, no obstante, salva de las críticas al Gobierno, al afirmar que “ha tomado conciencia desde el primer momento de la importancia del tema, y en parte también al fracaso de la rueda de prensa inicial de la ministra del ramo, Ana Mato, que “creó más alarma que tranquilidad con sus esfuerzos baldíos para ofrecer unos datos que resultaron de lo más confusos”. Para ello cita a “un topillo”, que a todas luces debe ser del PP, que le sopla que en La Moncloa “esperan” que Mato no vuelva a hablar.

Mato, como Celia Villalobos con las vacas locas
Curri Valenzuela acusa a la ministra de “escudarse” detrás de la directora de Salud, que es la que ha tenido que dar la cara ante la opinión pública y la oposición. La periodista equipara la actuación de Mato con la de Celia Villalobos en tiempos de Aznar con las vacas locas, aunque diferencia las situaciones: “A Ana Mato no le gusta hablar y evita sus comparecencias ante la prensa y los diputados y Villalobos no paraba de hacer comentarios inoportunos”.

Un caldito con huesos y Rajoy
La columnista de ABC recuerda que después de que Villalobos explicara cómo se hacía “un caldito con huesos sin contraer la enfermedad”, Aznar le dio la encomienda al entonces vicepresidente Mariano Rajoy de que se ocupara del asunto y éste “buscó a un portavoz con credibilidad”, lo mismo que La Moncloa ha hecho ahora.

Losantos califica la repatriación de los religiosos de "torpe publicidad"
En El Mundo, Federico Jiménez Losantos extiende su crítica al Gobierno y escribe que la repatriación es “un caso de torpe publicidad política” que coloca a España en el “Tercer Mundo”.

Losantos responsabiliza a las autoridades sanitarias, “que no obligaron a seguir sus protocolos”, pero también cuestiona, a “los profesionales de la sanidad”, que según dice el periodista “por un apresuramiento vacacional u otras causas no reclamaron” esos protocolos. El columnista de El Mundo pasa por alto las denuncias de los sanitarios desde agosto pasado, cuando ya expusieron que no contaban ni con los medios ni con la información para hacer frente al ébola.

"Ébola: marca España"
En el mismo periódico, Raúl del Pozo relaciona el ébola con la “marca España”: “hemos sido los primeros en importar a Europa el ébola”.

“Todo empezó cuando este Gobierno de despotismo blando”, en una “operación de propaganda” optó por la repatriación de los religiosos. “Acaban de hacer el ridículo ante el mundo entero: en vez de salvar dos vidas, han terminado amenazando con la peste a miles de ciudadanos”.

Del Pozo añade que el Gobierno “dice que no hay riesgo para la población y, como mienten tanto, los ciudadanos creen lo contrario, porque la propia política es un cuadro clínico”.