Presidentes latinoamericanos, representantes de diversos organismos y personalidades internacionales, que integran una larga lista de 2500 invitados, serán testigos este lunes en la ciudad colombiana de Cartagena de la histórica firma que sellará 52 años de conflicto con la guerrilla de las FARC, tras cuatro años de negociaciones con el Gobierno de Juan Manuel Santos. 

El pacto tendrá que ser refrendado en un plebiscito que se celebrará en Colombia el próximo domingo. Se espera que el acto de este lunes, que se celebrará al atardecer, sirva de aval a la campaña por el 'sí'.

El acuerdo será firmado por el presidente Santos y por el número uno de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias Timochenko, en el Centro de Convenciones de la Plaza de Banderas, ante invitados como los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, y los cancilleres de España, José Manuel García-Margallo; de Noruega, Borge Brende; de Holanda, Bert Koenders, y Suecia, Margot Wallstrom. A lo largo de la jornada de hoy son esperados, también, el rey Juan Carlos, el expresidente del Gobierno español Felipe González, y los presidentes de México, Enrique Peña Nieto; de Perú, Pedro Pablo Kuczynski; y de Guatemala, Jimmy Morales. 

La ONU verificará la entrega de armas
Igualmente asistirán a la ceremonia el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el único que además de Santos y "Timochenko" pronunciará unas palabras en el acto de la firma. La ONU aprobó una Misión de Verificación que se encargará de supervisar la entrega de armas y desmovilización por parte de las FARC, proceso de 180 días de duración que comenzará a contar el próximo martes.

Al mediodía, el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, oficiará una ceremonia litúrgica en la Iglesia de San Pedro Claver. Después, el presidente Santos ofrecerá un almuerzo a los dignatarios invitados, tras el cual se celebrará el acto central de firma del acuerdo.

Las autoridades colombianas han extremado la vigilancia en Cartagena, con un dispositivo de 2.700 miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía, según ha confirmado el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas. Los policías han restringido la circulación de vehículos en las calles que dan acceso al Centro de Convenciones mientras piquetes de uniformados recorren las zonas turísticas que concentran los hoteles donde se alojarán las delegaciones.