Política
Ana Pastor y los ministros Catalá Cospedal y Sáenz de Santamaría Fuente EFE
La presidenta del Congreso, Ana Pastor, junto a los ministros Rafael Catalá, María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría.
|
Fuente
:
EFE
Crisis en el PP madrileño

El ministro Catalá abandona a Cospedal y se pasa a las filas 'sorayistas'

El diputado cunero por Cuenca se posiciona a favor de dejar caer a Cifuentes

229
Sáb, 14 Abr 2018

En el Partido Popular de Castilla-La Mancha se comenta en privado la “traición” de Rafael Catalá, que de ser un “Cospedalista” confeso y profeso ha pasado a militar en las filas “sorayistas” , bando del Consejo de Ministros liderado por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, “enemiga íntima” de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, lideresa del otro sector enfrentado a la vicepresidenta al que pertenecía hace escasamente unas semanas el también diputado cunero por Cuenca y ministro de Justicia.

Las razones de esta deserción, “traición”, según fuentes del PP castellano-manchego consultadas por ELPLURAL.COM, se debe a la crisis madrileña abierta desde que los medios de comunicación sacaron a luz las mentiras de la inquilina de la Puerta del Sol, Cristina Cifuentes, que a pesar de las abrumadoras pruebas que demuestran que nunca se sacó el máster en la Universidad Rey Juan Carlos, y sí queda probado su falsificación, se aferra al poder al contar con el apoyo de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, amiga personal de la también presidenta de los conservadores madrileños, que en privado ha pedido a Mariano Rajoy que la respalde (cosa que ha hecho) y ponga a prueba a Ciudadanos, mientras que Sáenz de Santamaría está a favor de dejar caer a Cifuentes.

Nueva crisis del PP conquense

La decisión de Rafael Catalá de abandonar a Cospedal y dejarse querer por la vicepresidenta, ha tenido también sus efectos en el PP conquense, cuyo presidente y responsable máximo de la Diputación de Cuenca, Benjamín Prieto, es un fiel seguidor de la ministra de Defensa, dispuesto siempre a ejecutar sus órdenes y a cuestionar a todos aquellos militantes que no estén dispuestos a secundar la filosofía “cospedaliana”. De ahí que en las filas conservadoras conquenses se hayan levantado ya voces a favor del ministro y de la dimisión de Cristina Cifuentes.

En este sentido, fuentes oficiales restan importancia a estas voces disidentes, asegurando que “se trata de los de siempre; enredan para desgastar a Cospedal y a Benjamín, pero no tienen quién les escriba”, sentencian.

“Que dé la cara Dolores”

Sin embargo, ELPLURAL.COM pudo recabar la opinión de algunos destacados militantes conquenses del PP, que acusan a Cospedal de apoyar en privado a Cristina Cifuentes, “pero no se atreve a convocar una rueda de prensa como secretaria general para cerrar filas en torno a la presidenta madrileña, y no lo hace porque Dolores sabe que Cifuentes es imposible que pueda aguantar la presión que sobre ella se ejerce a diario, incluso desde la misma calle Génova”, añaden, “no hace falta recordar lo que dijo el otro día nuestro coordinador Maíllo: ‘nadie está por encima del partido’; yo creo que sobran todas las palabras”.

Los cambios de opinión de Catalá

Presión, o evidencia abrumadora de pruebas, que llevaron al ministro de Justicia de cantar en el grupo coral semanasantero “soy el novio de la muerte”, dirigido por Cospedal e integrado, además, por su hombre de confianza en el Consejo de Ministro, Juan Ignacio Zoido y por el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, a abandonar a estos “mariachis” y a la disciplina “cospedaliana”.

El caso es que Catalá ha pasado de la defensa inicial a Cifuentes a decir, entre otras cosas: “hay una serie de elementos que añaden incertidumbre, que ojalá se despejen cuanto antes”, para seguidamente asegurar que a pesar de no tratarse de un “asunto trascendental”, sí afecta “a la credibilidad” de la todavía presidenta del Gobierno autonómico de Madrid, Cristina Cifuentes.

“Cospedal for president”

Fuentes que, incluso, especulan con la posibilidad de que María Dolores de Cospedal sea la “tapada de Rajoy” para sustituir a Cristina Cifuentes como candidata a las elecciones autonómicas del año que viene. “A nadie se nos escapa que Madrid, hoy por hoy, no tiene candidato fuerte ni en el ayuntamiento ni en la comunidad, después del escándalo de Cifuentes, por lo tanto, no sería del todo descabellado que Dolores fuera candidata, teniendo en cuenta su condición de madrileña y su anterior etapa como consejera de Transportes en el Gobierno de Esperanza Aguirre antes de ser nombrada a dedo por Rajoy presidenta del PP de Castilla-La Mancha”, aseguran.

Una teoría que de materializarse diría muy poco a favor de Cospedal que, eso sí, no quiere saber nada de Castilla-La Mancha, negándose a encabezar el cartel electoral de 2019 y pasando el testigo a su número dos en la comunidad, Vicente Tirado, pero, según todas las fuentes, la ministra de Defensa lucha todavía por suceder a Rajoy, máxime después de la caída en desgracia de Cifuentes, por lo que el camino a la Moncloa sólo estaría obstaculizado por las candidaturas alternativas de Alberto Núñez Feijóo y Soraya Sáenz de Santamaría.