Política
Juan Carlos Gracia Suso en la exposición "Militaria 2018"
Juan Carlos Gracia Suso en la exposición "Militaria 2018"
|
Fuente
:
Facebook Ayuntamiento de Alcañiz

El alcalde de Alcañiz, un remolón con la Memoria Histórica

Juan Carlos Gracia Suso, condenado por exceso de velocidad, es lento a la hora de aplicar la Ley de Memoria Histórica

414
Mar, 27 Mar 2018

Juan Carlos Gracia Suso, alcalde de la localidad turolense de Alcañiz (PP), se hizo famoso en toda España cuando fue "cazado" y condenado por conducir a 211 kilómetros por hora en un tramo de 100. Pero en Aragón tambíen es conocido por sus protestas y resistencias a aplicar la Ley de Memoria Histórica y la Ley de Memoria Democrática de Aragón. Rápido en la carretera, lento aplicando la ley. 

En la primera celebración del Día de la Memoria Democrática, que se celebró en Alcañiz el 3 de marzo de este año, Gracia Suso no dudó en decir en voz alta que esa clase de homenajes estaban faltos de "imparcialidad". Teniendo en cuenta que la fecha se fijó para conmemorar el día en el que su propia localidad fue arrasada en 1938, fue abucheado por parte de los asistentes.

Rápido, lento

Con respecto al cumplimiento de las leyes de Memoria Histórica (estatal) y de Memoria Democrática (aragonesa), el alcade alcañizano, preguntado acerca de si pensaba renombrar la Plaza del Caudillo de la pedanía de Valmuel, contestó dicendo que el Ayuntamiento "no está por la labor" que él, como alcalde, tiene "otras prioridades". Una de ellas puede ser acudir raudo a la feria Militaria, también celebrada en su muncipio, donde posó orgulloso con un menor vestido de legionario de los años 30 (aunque la feria exponía uniformes de ambos bandos de la Guerra Civil) y dispuso que ésta se colgase en la página de Facebook del Ayuntamiento

El alcalde fue igualmente raudo en destinar más de 16.000 euros de una partida para equipamientos urbanos a montar una bandera de 18 metros. Y "contraprogramar" así al Día de la Memoria con el Día de la Constitución; aunque éste se celebre en diciembre y el munícipe lo celebrara el pasado domingo. 

Se arriesga a perder subvenciones regionales

Si el alcalde da por bien empleados esos 16.000 euros, tampoco parece importarle que la Ley de Memoria fije sanciones para casos como el suyo, en el que no se retira la simbología franquista de las calles. Sanciones que van de 1.000 a 10.000 euros y que, además, pueden suponer la retirada de ayudas a su consistorio por parte del Gobierno de Aragón. A eso el alcade respondó con "ya nos informarán, no pienso perder el tiempo con eso". 

La placa de la "Plaza del Caudillo" sigue aún en su sitio