Crema fría de cebolla con hueva

 

Vichisua con mojama rallada.
¿Con qué?
Tres patatas grandes, dos cebollas, mantequilla, leche, aceite de oliva, cien gramos de mojama y sal.
¿Cómo?
En una cazuela ponemos una cucharada colmada de mantequilla y echamos la cebolla cortada en tiras cuando este trasparente añadimos las patatas peladas y cortadas en rodajas, un poco de agua para cubrirlas y sal, dejamos cocer veinte minutos sin tapar, apagamos, escurrimos el agua, vertemos leche fría y trituramos todo con la batidora, pasamos por el chino y lo metemos cinco minutos en el congelador, lo sacamos y enfriamos en la nevera. Servimos con la mojama en tiras.

Croquetas caseras

 

Croquetas de bacalao con ensalada.
¿Con qué?
Doscientos gramos de bacalao sin espinas y desalado, una cebolleta, aceite de oliva, mantequilla, harina, leche, verdura para la ensalada al gusto, nuez moscada, pan rallado,  vinagre y sal.
¿Cómo?

Cortamos el bacalao en trozos lo más pequeños posible y le damos una vuelta en la sartén con una cucharada de aceite y reservamos. En una sartén limpia preparamos la bechamel: pochamos la cebolleta cortada en dados pequeños en una cucharada de aceite, cuando este trasparente, echamos una cucharada de mantequilla bien llena y dos cucharadas de harina,  removemos bien y cuando este diluida, apartamos de fuego, salamos, vertemos la leche y ponemos a fuego medio removiendo continuamente con cuchara de palo cuando este casi cuajada echamos el bacalao, espolvoreamos un pellizco de nuez moscada y dejamos que la masa se enfríe. Lo mejor es hacerla el día anterior y dejarla en la nevera toda la noche, tapada. Al día siguiente se hacen las croquetas. Se empanan y se fríen en aceite muy caliente y abundante. Se sirven en el centro de la mesa con la ensalada al gusto.

Queso del lugar.

El precio de esta propuesta, muy de casa, es de unos 16 euros.