Salmón estofado con verduras.

¿Con qué?

Seis rodajas de salmón, un puerro, una cebolla dulce, tres zanahorias, tres espárragos verdes, tres alcachofas, una patata mediana, aceite de oliva, una copa de vino blanco, una hoja de laurel, perejil  y sal.

¿Cómo?

Pedimos en la pescadería que nos limpien de piel y espinas las rodajas de salmón -suele haber ofertas de rodajas- y las partan en dados; que nos den las espinas para un caldo que hacemos con poca agua y sal. En una cazuela vertemos tres cucharadas de aceite de oliva y pochamos la cebolla cortada en dados, el puerro cortado en rodajas; cuando están pochados, añadimos las zanahorias cortadas en rodajas, los espárragos verdes, las alcachofas limpias y cortadas y la patata en láminas. Vertemos el vino blanco y cubrimos con el caldo, salamos y dejamos cocer a fuego lento durante diez minutos. Añadimos los trozos de salmón y que cueza diez minutos más, espolvoreamos perejil picado y movemos la cazuela de vez en cuando para ligar la salsa. Servimos en plato hondo con caldo.

Rúcula con mozzarella.

¿Con qué?

Dos cajas de recula, dos quesos mozzarella, aceite de oliva virgen extra, orégano, sal y vinagre balsámico.

¿Cómo?

Sacamos la rúcula de las cajas, la lavamos y dejamos que se oxigene. Cortamos los quesos en rodajas y espolvoreamos un poco de orégano. Aliñamos la rúcula  con sal, vinagre y aceite y las rodajas de queso con aceite sobre el orégano. Situamos la ensalada y el queso en el centro de la mesa.

Melón en su jugo, cortamos el melón por la mitad, le vaciamos y cortamos la pulpa en dados y los colocamos en los dos cuencos.