Revuelto de puntas de espárragos con patatas.

¿Con qué?

Dos latas de puntas de espárragos o un manojo de espárragos verdes, cuatro patatas, una cebolleta, un diente de ajo, tres huevos, aceite de oliva y sal.

¿Cómo?

Pelamos las patatas y las cortamos en tiras muy finas para freírlas a fuego vivo con el diente de ajo, que retiramos al empezar a dorarse, y bastante aceite, añadimos la cebolleta cortada en tiras –si las puntas de espárragos son frescas, las echamos al tiempo que la cebolleta- esperamos unos minutos, escurrimos parte del aceite, salamos y estrellamos los huevos que removemos ligeramente hasta que cuajen al gusto. Servimos revuelto de todo a cada comensal. 

Lomo de salmón al horno sobre puerros.

¿Con qué?

Un kilo de lomos de salmón sin piel ni espina, media docena de puerros, enebro, aceite de oliva, una copa de vino blanco, mostaza y sal.

¿Cómo?

Limpiamos los puerros dejando la parte más blanca y cortándolos en trozos como de diez centímetros; los pasamos por la plancha con unas gotas de aceite o una sartén limpia y los depositamos en la base de una fuente de horno, encima colocamos los lomos de salmón cortados en lonchas como de tres centímetros, aceitamos ligeramente, espolvoreamos un poco de enebro, vertemos un poco de vino blanco e introducimos en el horno a 160º C durante 15 minutos. Servimos loncha de salmón con un par de puerros.

Manzanas asadas.