[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"40565","attributes":{"class":"media-image alignleft size-thumbnail wp-image-16704","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"150","height":"150","alt":"Revuelto de morcilla, calabac\u00edn y patata"}}]]

 

Revuelto de habitas con morcilla.

¿Con qué?
Un paquete de habitas tiernas congeladas, una cebolleta, una copa de vino blanco espumoso, dos morcillas del lugar o cuatro, si son pequeñas, tres huevos, aceite de oliva y sal.
¿Cómo?
Pochamos la cebolleta cortada en tiras a fuego lento y cuando el transparente añadimos las habitas sin descongelar, vertemos un poco de vino espumoso y dejamos cocer durante cinco minutos. Quitamos la piel a las morcillas y las deshacemos sobre las habitas, removemos para calentar y que se mezclen, estrellamos los tres huevos, revolvemos y cuajamos a voluntad y servimos. Podemos acompañar con pan tostado o frito.



 

 

Bonito encebollado con tomate asado.
¿Con qué?
Un kilo de bonito, tres tomates, dos cebollas grandes, orégano, una copa de vino blanco, aceite de oliva sal.
¿Cómo?
Podemos pedir en la pescadería que nos den el bonito en lomos finos y limpios, sin piel ni espina. Asamos los tomates en el horno a 160º C durante quince minutos. Fijamos los trozos de bonito en una sartén o plancha con unas gotas de aceite y reservamos, en el mismo jugo pochamos las cebollas cortadas en tiras y cuando están un poco tiernas vertemos un poco de vino blanco y dejamos que cueza cinco minutos más. Ponemos todo en una cazuela baja, colocamos los lomos de bonito, los tomates asados pelados y cortados por la mitad y vertemos unas gotas de vino, dejamos en ebullición diez minutos, apagamos, reposa unos instantes y servimos bonito, cebolla y tomate.

Queso de la tierra al gusto.