Revuelto de habitas con ajetes y cebolleta.
¿Con qué?
Un paquete de habitas tiernas -pueden ser congeladas- media docena de ajetes tiernos, una cebolleta, aceite de oliva, una copa de vino blanco espumoso, tomillo y sal.
¿Cómo?
En una sartén con dos cucharadas de aceite pochamos la cebolleta con los ajos tiernos, cuando están blandos vertemos un poco de vino espumoso y dejamos cocer cinco minutos, añadimos las habitas tiernas -congeladas o frescas- y revolvemos todo bien para que se fundan los sabores y se hagan durante diez minutos, vertemos más vino espumoso si se quedan secas y esperamos que se evapore el alcohol, salamos y espolvoreamos un poco de tomillo, apagamos, reposa cinco minutos y servimos.



 

Pulpo a la vinagreta.
¿Con qué?
Kilo y medio de pulpo crudo o tres cuartos de pulpo cocido, un pimiento morrón, un tomate grande de ensalada, dos cebolletas, aceite de oliva, vinagre de manzana, pimentón y sal.
¿Cómo?
Si el pulpo es crudo estará bien haberlo congelado antes para hacerlo más tierno, ya descongelado, en una cazuela ponemos agua abundante y cuando esté a punto de hervir, introducimos el pulpo tres veces y lo sacamos cogiéndolo por la cabeza, lo dejamos caer en el agua y procuramos que el agua esté siempre a punto de hervir sin la ebullición. Esperamos a que se cueza y entretanto preparamos una vinagreta con el pimiento morrón y la cebolleta cortados en dados y el tomate pelado y sin pepitas, con aceite generoso, vinagre tacaño y la sal justa, se le puede añadir una pizca de pimentón, se mezcla con el pulpo cortado y tibio y servimos.

Queso fresco de la tierra.