Revuelto de berenjena con cebolleta.

¿Con qué?

Dos berenjenas, dos cebolletas, cuatro huevos, aceite de maíz, pimienta, orégano, limón y sal.

¿Cómo?

Una hora antes de preparar el revuelto cortamos las berenjenas en rodajas y las ponemos en un recipiente con agua y limón. Pasado ese tiempo, cortamos las cebolletas en tiras y las pochamos a fuego lento en una sartén con un poco de aceite -tres cucharadas- secamos las rodajas de berenjenas y las echamos en la sartén con la cebolleta y dejamos que se vayan haciendo a fuego lento durante una media hora, salpimentamos y esparcimos un poco de orégano, le damos una vuelta más, estrellamos los huevos y dejamos tres minutos para que cuajen con el fuego mas vivo. Servimos a cada comensal el revuelto que se puede acompañar con pan frito o tostado.

Pollo asado con patatas doradas.

¿Con qué?

Un pollo entero para asar, una cabeza de ajos, un vaso de vino Palo Cortado, dos cebollas, doce patatas pequeñas, aceite de oliva, pimienta y sal.

¿Cómo?

El día anterior rociamos el pollo con el vino y lo dejamos que se macere durante la noche. En una fuente de horno vertemos dos cucharadas de aceite, salpimentamos el pollo y lo situamos en la fuente que introducimos en el horno a 180º C durante media hora, dándole la vuelta a los quince minutos. Al cabo de este tiempo bajamos la temperatura a 150º C e introducimos las cebollas y la cabeza de ajo en la tripa, rociamos con el vino donde ha macerado y dejamos asar media hora más por cada lado. Pelamos las patatas y las rehogamos enteras en una sartén con dos cucharadas de aceite, las ponemos en la fuente del pollo, regulamos la salsa añadiendo agua caliente si se ha quedado seco y dejamos asar media hora más. Apagamos y dejamos reposar diez minutos. Servimos trozo de pollo y dos patatas por comensal con salsa.

Sandia en rodajas.