Queso brie al horno y lechuga trocadero.

¿Con qué?

Medio kilo de queso brie, una lechuga trocadero, aceite, vinagre y sal.

¿Cómo?

Lavamos la lechuga trocadero y deshojamos algunas hojas frescas que extendemos en una fuente de servir, salamos ligeramente y rociamos un poco de aceite de oliva y vinagre y reservamos. Cortamos el queso brie en rectángulos y los colocamos sobre una rebanada de pan un poco más grande, lo situamos en una fuente de horno y así hasta poner dos o tres por comensal. Introducimos la fuente en el horno durante diez minutos a 160º C. Colocamos el pan con el queso sobre la lechuga fresca y ponemos en el centro de la mesa.

Níscalos con patatas y costillas.

¿Con qué?

Medio kilo de níscalos, trescientos gramos de costillas, cuatro patatas, una cebolla, tres zanahorias, dos tomates de pera maduros, una copa de brandy, una hoja de laurel, aceite de girasol, pimienta y sal.

¿Cómo?

En una cazuela con dos cucharadas de aceite rehogamos, a fuego vivo, durante cinco minutos las costillas con unas gotas brandy y reservamos; en el mismo aceite pasamos los níscalos después de limpiarlos con un trapo húmedo, sin mojarlos, y reservamos; a fuego lento y en el mismo aceite –se echa algo más si se ha consumido- pochamos la cebolla cortada en dados grandes, las patatas peladas y cortadas del mismo modo y las zanahorias durante diez minutos, añadimos los tomates pelados y sin pepitas, vertemos el resto del brandy le damos varias vueltas, rescatamos las costillas y los níscalos y lo removemos todo, cubrimos de agua y dejamos cocer a fuego lento durante veinticinco o treinta minutos, moviendo la cazuela para que se ligue el caldo. Dejamos reposar cinco minutos y servimos en plato hondo.

Queso fresco con membrillo.