Pulpo con garbanzos a la vinagreta.
¿Con qué?
Dos brazos de pulpo cocido, doscientos gramos de garbanzos, un pimiento morrón, un tomate grande, una cebolleta, aceite de oliva virgen, vinagre de vino y sal.
¿Cómo?
Cocemos los garbanzos en la olla exprés con agua, sal y unas gotas de aceite o usamos garbanzos en conserva al natural. Cortamos el pimiento verde en dados, la cebolleta y el tomate, que pelamos, lo ponemos todo en una fuente de servir, añadimos los garbanzos fríos y los brazos de pulpo -puede ser los no usados el sábado- cortados en rodajas. Salamos, echamos un poco de vinagre y bastante aceite de oliva virgen y servimos.



 

 

Puntas de solomillo encebolladas.
¿Con qué?
Un kilo de puntas de solomillo de cerdo o una punta de solomillo de ternera, dos cebollas, aceite de oliva, una copa de vino oloroso, pimienta, romero y sal.
¿Cómo?
Fijamos las puntas de solomillo -los de cerdo son más baratos- o la punta de solomillo de ternera con unas gotas de aceite en una sartén a fuego vivo y reservamos. En la misma sartén con un poco más de aceite pochamos  las cebollas cortadas en tiras a fuego lento, vertemos un poco de vino oloroso, añadimos las puntas o punta de solomillo –también las podemos poner en una fuente de horno y hacerlas diez minutos a 160º C- removemos bien durante cinco minutos y servimos solomillo y cebolla.

Yogur con higos.