Gazpacho de remolacha con virutas de jamón y huevo duro.

¿Con qué?

Un bote de remolacha morada, una cebolleta, un pepino, una rebanada de pan, tres huevos duros, doscientos gramos de jamón serrano en virutas, aceite de oliva virgen extra, vinagre de Jerez y sal.

¿Cómo?

En un recipiente suficientemente grade y cerrado para operar con el brazo triturador ponemos la remolacha, la cebolleta cortada en trozos, el pepino pelado y cortado, una rebanada de pan en trozos, aceite de oliva virgen extra -medio vaso de los de vino- vinagre, dos cucharadas, sal y cubrimos de agua fría. Batimos, pasamos por el chino y dejamos reposar en la nevera. Entretanto hemos cocido los huevos y hemos separado la yema de la clara y la hemos rallado y puesto en platos pequeños, en otro plato ponemos las virutas de jamón. Servimos el gazpacho en cuencos y cada uno se pone el acompañamiento.

Filetes de pavo con queso y jamón cocido empanados.

¿Con qué?

Tres cuartos de filetes de pechuga de pavo, dos paquetes de lonchas de queso al gusto, medio kilo de jamón cocido en lonchas finas, pan rallado, tres huevos, pimienta, aceite de girasol y sal.

¿Cómo?

Pedimos en la pollería que los filetes de pavo sean bastante grandes como para doblarlos y finos. Los extendemos y salpimentamos, colocamos la loncha de jamón y la de queso, doblamos el filete de pavo, lo impregnamos de huevo batido, empanamos y freímos en aceite abundante y muy caliente. Se pueden acompañar de patatas, zanahoria o berenjena fritas.

Tarta helada.