Ensaladilla con guisantes

 

 

Ensaladilla tibia de atún con guisantes.

¿Con qué?

Dos latas de atún, cuarto de guisantes, una patata, una cebolleta, mayonesa, aceite de oliva y sal.

¿Cómo?

Cocemos la patata entera y sin pelar, una vez cocida la pelamos y partimos en dados, dejamos que enfríe y reservamos. Cocemos los guisantes, sin son frescos, cinco minutos hirviendo, si congelados tres minutos hirviendo y reservamos. Cortamos la cebolleta en dados pequeños, la mezclamos con el atún escurrido, añadimos la patata, los guisantes, salamos ligeramente, cuatro cucharadas de mayonesa, mezclamos bien y servimos.

Conejo cabez y tronco al ajillo

 

 

Conejo en olla.

¿Con qué?

Un conejo en trozos, una cabeza de ajo, tomillo, romero, aceite vegetal, dos copas de vino blanco seco, pimienta y sal.

¿Cómo?

El día anterior mojamos el conejo en un poco de vino, lo aliñamos con tomillo y romero y lo dejamos tapado en la nevera. A la hora de cocinar, salpimentamos el conejo,  ponemos tres cucharadas de aceite en la cazuela y la cabeza de ajo en dientes sin pelar y cuando están calientes pasamos el conejo y cuando se dore lo retiramos; así todos los trozos, una vez dorados los volvemos a la cazuela, vertemos el resto del vino, dejamos cinco minutos para que se evapore, cubrimos con agua caliente y dejamos hervir a fuego vivo quince minutos, bajamos a fuego suave, esperamos diez minutos más y apagamos. Reposa unos minutos, mientras se toma la ensaladilla, y servimos trozos de conejo a cada comensal –la cabeza es muy apreciada por unos y despreciada por otros-. Se puede acompañar de patatas o verduras fritas.

Manzana asada.

El precio de los productos de esta propuesta están en torno a los 12 euros.