Canelones de bonito del norte.

¿Con qué?

Dos paquetes de pasta para canelones, dos latas de bonito del norte, una cebolla, un bote de tomate triturado, aceite de oliva, margarina, harina, queso rallado, leche y sal.

¿Cómo?

Lo mejor es comprar la pasta precocida y que sea suficiente mojarla en agua caliente para poder manejarla. Hecha esa operación preparamos el relleno haciendo una salsa de tomate densa, con la cebolleta pochada y el bote de tomate triturado, cuando está casi hecha añadimos el bonito escurrido y hecho migas –fresco o en conserva-; preparamos la bechamel a base de aceite, un cucharada, y margarina, harina y, cuando está todo disuelto, sacamos del fuego y echamos la leche, removemos con cuchara de palo a fuego medio durante quince o veinte minutos, salamos. En una fuente de horno untamos margarina, ponemos tomate con bonito en la pasta, la enrollamos y colocamos varias filas, esparcimos la bechamel sobre los rollos, espolvoreamos queso rallado al gusto e introducimos en el horno a 180º C durante veinte minutos.

Servimos cuatro rollos por comensal.

Ensalada tibia de alcachofas con ventresca.

¿Con qué?

Una docena de alcachofas, una ventresca fresca o  en conserva, dos dientes de ajo, una cebolleta,  aceite de oliva, limón y sal.

¿Cómo?

Cocemos las alcachofas enteras y sin limpiar en bastante agua con sal y limón –el jugo de medio limón apretado y la pulpa y cáscara-. Será suficiente que hiervan diez minutos, apagamos y esperamos que enfríen lo suficiente para prepararlas. Limpiamos y cortamos la parte desechable de la punta, partimos por la mitad y colocamos en una fuente de servir, rociamos con una gota de limón y un chorreón de aceite de oliva virgen. Entretanto hemos pasado por la plancha la ventresca, si es natural, -con la sartén muy caliente o plancha colocamos la ventresca sobre la piel y vertemos por la parte superior aceite hirviendo con ajo fileteado- dejamos enfriar un poco y colocamos sobre las medias alcachofas filetes de ventresca; si es en conserva sólo hay que sacar los filetes de la lata y cubrir las alcachofas.

Servimos dos mitades con ventresca por comensal.

Queso fresco con membrillo.