Viajar a EEUU

Hay que declarar los medicamentos y llevar la receta en inglés

La Pimienta
0 |
3
Mar, 15 Ago 2017

Cuando alguien viaja a los Estados Unidos con medicamentos, entra dentro de la jurisdicción de la FDA, Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) y los agentes de Adminstración de Seguridad de Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) que están a cargo de los aeropuertos nacionales. Las restricciones son diversas, y diferentes dependencias pueden tener otros requisitos u otra jurisdicción sobre un producto, así que es bueno verificar con cada organismo antes de pensar en viajar al país llevando medicamentos.

Aqui se especifica lo más general respecto a viajar a USA con medicamentos: En general, se debe tener consigo una receta o justificante médico válidos –en inglés– para llevar  medicamentos a los Estados Unidos. El medicamento debe estar en su envase original, con las instrucciones del médico impresas en el frasco. Si no tiene el envase original, lleve consigo una copia de la receta o una carta de su médico explicando su padecimiento y por qué necesita este medicamento. No se debe viajar más que con lo necesario para el uso personal durante la estancia Prevista. Como regla general, no se deben llevar medicamentos para más de 90 días.

Si se supera este tiempo de estancia, se puede hacer que envíen medicamentos adicionales por correo o por servicio de mensajería. En ese caso hay que incluir la documentación que demuestre que el medicamento se le está enviando para su uso personal durante su estancia en los Estados Unidos. Esta documentación puede incluir: una copia de la visa y pasaporte, una carta del médico y una copia de la receta (en inglés).

En la mayoría de los casos, es ilegal que las personas importen medicamentos a los Estados Unidos para su uso personal. Esto es porque los medicamentos disponibles en otros países no han sido evaluados ni aprobados por la FDA para su uso o venta en los Estados Unidos.

Sin embargo, la FDA entiende que hay casos en los que alguien puede necesitar tratamiento con un medicamento extranjero que no está disponible en los Estados Unidos y no existen otras medicinas estadounidenses disponibles para tratar la enfermedad. En estos casos, la FDA toma en consideración lo siguiente al evaluar tales solicitudes:

  • El medicamento es para tratar una afección grave para la cual no existe un tratamiento eficaz disponible en los Estados Unidos.
  • No existe una comercialización o promoción del medicamento que vaya dirigida a los residentes de los Estados Unidos.
  • El medicamento no representa un riesgo inaceptable para la salud.
  • Se hace constar por escrito que está importando el medicamento para su propio uso personal.
  • Hay una carta de su médico escrita en inglés indicando que el medicamento es la continuación de un tratamiento iniciado fuera de los Estados Unidos, o proporciona el nombre y la dirección de un médico autorizado para ejercer en los Estados Unidos que supervisará el uso del medicamento extranjero. La carta deberá acompañar al paquete e ir dirigida a un agente aduanal o un funcionario de Aduanas y Protección Fronteriza.