Oxigena2
project-jacquard-levis
La chaqueta inteligente de Levi's en movimiento
|
Fuente
:
Youtube @Levi's

Project Jacquard: la 'smart jacket' que ha revolucionado la moda

Esta chaqueta, hecha de “Interactive Denim”, realiza mediante bluethooth funciones equivalentes a las que hacemos a través de nuestro smartphone

PAULA ULARGUI
0 |
10
Lun, 16 Abr 2018

¿Alguna vez has oído hablar de la moda Inteligente o “smart fashion”? Project Jacquard  es un proyecto de la ATAP (Advanced Technology And Projects) de Google, dedicado a investigar y desarrollar un nuevo concepto textil. Dicho tejido no tiene ninguna diferencia de apariencia con el resto de los tejidos que conocemos normalmente. Su singularidad consiste en que dispone de unas fibras “inteligentes” que actúan de manera similar a los sensores de los dispositivos electrónicos, haciendo de ella una tejido táctil, similar al de las pantallas de nuestro móvil.

Este proyecto fue presentado por primera vez en el evento de Google i/o de 2015, demostrando el fuerte interés de la empresa por desarrollar un nuevo tipo de vestimenta. El objetivo era ser los pioneros en introducir un valor tecnológico el la ropa, una oferta que atraerá a muchas marcas.

En 2016, nada más y nada menos que la histórica marca Levi´s, decidió colaborar en el proyecto, uniendo fuerzas para crear una chaqueta inteligente. Dicha prenda se presentó en 2017 con el nombre de “The Computer” o “Jacquard Tag”  durante la South by Southwest: un festival que congrega diversos eventos y conferencias de películas, medios interactivos y música, que tiene lugar cada primavera en Austin, Texas, Estados Unidos.

Tocando el puño de esta prenda podemos cambiar de canción o responder una llamada

Esta chaqueta, hecha de “Interactive Denim”, ofrece la posibilidad de, con la ayuda de bluetooth y un sensor táctil situado en la manga izquierda, realizar funciones equivalentes a las que hacemos a través de nuestros dispositivos electrónicos o móviles. Tocando el puño de esta prenda podemos cambiar de canción o responder una llamada. En su presentación, los directores de investigación de ambas empresas dieron la noticia de que saldrá al mercado por el precio de 350 dólares. Estando ya disponible en varias tiendas Levi´s.

Moda y tecnología, una pareja de éxito

Este nuevo concepto de moda está creciendo cada vez más, y ya hay marcas alrededor del mundo que han visto en ello su futuro. Quién sabe si en un mañana no muy lejano podemos tener abrigos que cambien sus fibras de grosor en función de la temperatura externa o de color según elijamos un estampado. Pero, ¿cuál es el beneficio que podríamos sacar de todo esto?,¿Qué es lo que hace de estos tejidos inteligentes algo tan atractivo? Analicemos las razones.

Hoy en día el mundo de la moda representa una de las 5 industrias más contaminantes del mundo. Cada vez producimos más ropa y con precios más bajos. La inmensa mayoría de las fábricas están en países del tercer mundo con malas condiciones de vida para sus trabajadores. Consumimos masivas cantidades de ropa sin ser conscientes de hasta qué punto esto perjudica nuestro planeta y las condiciones de vida de millones de personas. Este ritmo de consumo lineal es insostenible. A esto se suma que cada año se generan toneladas de basura textil, mucha de ella no biodegradable por ser tejidos derivados del petróleo, y que termina su vida apilada en vertederos alrededor del mundo.

El ritmo de consumo lineal de la industria de la moda es insostenible

Sin duda no podemos seguir así. Debemos introducir parámetros nuevos en nuestras variables a la hora de rellenar nuestro armario. La alternativa es comprar menos y de mejor calidad, con mayor resistencia y utilidad. De esta forma alimentamos un consumo menor, más perdurable en el tiempo y circular. Entonces, ¿las prendas confeccionadas con este tipo de avances tecnológicos o tejidos inteligentes podrán aportar en el futuro este necesario valor que favorezca un cambio de mentalidad? o, bien al contrario, ¿Generarán más “chatarra textil” todavía más dañina?

Como siempre, las cosas no son ni buenas ni malas, sino el uso que hacemos de ellas. Todo está en manos de nuestra conciencia.