Oxigena2
bote_lapices_díadelpadre
|
Fuente
:

Estos fueron los regalos que le hiciste a tu padre cuando estabas en el colegio

Desde el bote de cerámica para los bolis, manualidades con palillos de helados, o marcos para fotos con macarrones

3
Lun, 19 Mar 2018

¿Quién no se acuerda de aquellos años en los que preparar el regalo en el colegio del Día del Padre era el acontecimiento de la semana? Cada clase se esmeraba en hacer aquella creación con la que despertaríamos al susodicho en un día tan señalado para agraciar con ese bonito detalle que todos hemos tenido con nuestros padres cuando éramos pequeños. Qué recuerdos.

De hecho, seguro que alguna de esas reliquias todavía permanecen en tu caso décadas después, ajenas al paso del tiempo. No sabemos si sacaban nuestra capacidad artística y creativa, pero seguro que con alguno de estos regalos, vuelves de nuevo a tu infancia. 

1Marco de fotos con pasta

No hay nada que identifique mejor el regalo del Día del Padre perfecto que un marco de fotos hecho con pasta. ¿Te acuerdas ?

2Dibujo con bolitas de papel pinocho

Todo un clásico que desesperaba a todos los alumnos de primaria del colegio. Había que tener paciencia para crear las bolitas y después pegarlas para formar un mosaico. Hay que reconocer que algunos se lo curraban un montón, pero si lo era lo tuyo, podía resultar bastante desesperante.

3El clásico bote de los lápices

¿Quién dijo que con un poco de arcilla no podían conseguirse grandes obras de arte? Aquí, una de mis creaciones que todavía se conserva en mi familia. Toda una obra digna del arte abstracto.

 

4Cuando los palos de helado servían para todo

Nunca hay que subestimar el poder creativo del palo de madera de los clásicos polos de helado. ¿Cuántas cosas se pueden hacer con ellos? Desde botes para los lápices, posavasos, bandejas...No faltaban ideas.

5Tizas de colores por doquier

Seguro que en la estantería de casa de tus padres tienes alguna de estas botellas de colores que no sabíamos muy bien para que servían, pero que quedaban de lujo como elemento decorativo. Lo mejor era crear todo el polvito con cada tiza de cada color para teñir la sal. Seguro que nuestras madres y profesores quedaban encantados con el cirio que montábamos.