Si hubo una medida del Gobierno de Zapatero que fue atacada furibundamente por el Partido Popular en la oposición, esa fue sin duda la de ayuda a la natalidad y a las familias denominada popularmente como el "cheque bebé". En aquel momento el PP bautizó como "cheque-voto" la prestación de 2.500 euros por hijo. Los conservadores tildaron la iniciativa de "electoralista" y denunciaron "la propaganda" del Ejecutivo socialista calificándola de "demagógica".

Sorpresa del "cheque bebé"
Con esos antecedentes no es extraño que el anuncio del presidente de la Diputación provincial de Málaga y a su vez máximo responsable del Partido Popular; Elías Bendodo, haya causado cierta extrañeza entre propios y extraños que le recuerdan como ese tipo de medidas, y máxime con las recomendaciones de austeridad pública del Gobierno central, parecen más una afrenta a las tesis del ministro Montoro y a su propio partido.

Un verso suelto y errático en el PP andaluz
Que el presidente del PP malagueño es cada vez más un verso suelto y un offsider del PP andaluz es algo que nadie duda. Que es la contradicción política en estado puro también. Bendodo acaparó portadas cuando en pocos días votó como concejal del Ayuntamiento de Málaga a favor de la retirada del recurso contra el matrimonio de personas del mismo sexo. Lo grave fue que seis días después votó todo lo contrario en la Diputación que él mismo presidida.

El presidente del escrache y del IBI que sube y baja
Pero no es solo ese caso y el de ahora del "cheque bebé" el que ha protagonizado como dirigente errático e incoherente. También aprobó bajar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en la Corporación provincial y luego votó en contra de hacer lo mismo en el ayuntamiento de Málaga. Bendodo, cuyos dirigentes y alcaldes de confianza protagonizaron el deleznable escrache a la presidenta de la Junta, manifestó que estuvo informado de todo ese día -aunque curiosamente se "perdió del mapa"- y justificó la actuación de sus militantes. Días más tarde pidió disculpas a Susana Díaz y expresó su rechazo a este tipo de acciones.

"Bendodo también existe"
Todo esto unido a que Bendodo se halla enfrentado a la dirección regional, que maneja encuestas que le indican que tanto la Diputación que ostenta como numerosos ayuntamientos en la provincia que hoy gobierna su partido, incluida la capital, pueden cambiar de signo más su lucha diaria por aparecer en el escenario político andaluz de su partido del que hoy está fuera de juego, vienen a justificar medidas mediáticas como esta aunque le cuesten una agudización de sus malas relaciones con el PP andaluz. Es como si hubiera lanzado una campaña a la desesperada titulada "Bendodo también existe".

200.000 euros para cheques bebés y 5,2 millones para un Museo Taurino
Ciertamente que la medida del cheque bebé para familias de municipios de menos de 5.000 habitantes y con una cuantía de 1.000 euros tiene más de fantasiosa y vendedora de imagen que de ayuda real, importante y amplia. Pero si se tiene en cuenta que la cuantía global de la medida será unos 200.000 euros y que la Diputación dedica para un Museo Taurino 5,2 millones de euros, parece casi cruel.

Cortina de humo para tapar recortes
Los socialistas han reaccionado calificando de "cortina de humo" y "timo" la ayuda. A juicio de la viceportavoz del PSOE en la Diputación de Málaga, Fuensanta Lima, esta medida "es sólo una cortina de humo para tapar los recortes a los pueblos de la provincia". El presidente de la Diputación, Elías Bendodo, según Lima, "tira una vez más de titular y lanza nuevos fuegos de artificios para ocultar el recorte cada año de casi 20 millones de euros a los pequeños y medianos municipios, el desmantelamiento de los servicios sociales y la dejación de funciones que, en general, está haciendo".

La "letra pequeña"
En este sentido ha dudado de la medida, "de la que todavía no conocemos la letra pequeña", y ha señalado que temen que sea "como la del Impuesto de Bienes Inmuebles: un timo". Esta iniciativa, ha continuado, "ha generado discriminación y desigualdad y por lo pronto se excluyen a las familias de los municipios de entre 5.000 y 20.000 habitantes". Lima recordó como la Diputación ha cerrado la guardería de la institución, la residencia de mayores de Colmenar, la Escuela de Enfermería dependiente del ente supramunicipal y el Centro Básico de Acogida.