El fósil sociológico de hoy dejará para los arqueólogos del mañana una España fragmentada por los criterios del dinero y las desigualdades de oportunidades. Mientras los hijos de los pudientes podrán estudiar tranquilamente en los paraninfos de siempre; los hijos del mileurista deberán conformarse con la FP Dual para pulsar el botón que los eleve en el ascensor social. La desmasificación de las universidades por la culpa del dinero, nos conducirá a una Hispania alemanizada, donde solamente una minoría tendrá la oportunidad de optar a los  cuadros directivos de las pirámides organizativas. En la base de los triángulos corporativos se situarán una inmensa mayoría de mano de obra barata acorde con la formación adquirida.

Seguir leyendo en el blog de Abel Ros