Rajoy, por supuesto, no dio ninguna explicación al respecto, no abrió la boca y, como acostumbra, se escabulló ante el escándalo. Su incapacidad para dar la cara en los momentos difíciles retrata con notable exactitud al líder de la derecha, que se jacta de ser moderado y también centrista. Nadie con dos dedos de frente puede creerse tamaño embuste.

Matando al mensajero
Un día después de que circulara la foto por todas partes, el director del periódico aludido -el veterano periodista José Luis Gómez- fue destituido de su cargo. Rajoy arregló, pues, tan tenebroso asunto matando al mensajero. Ayer, nuestro cotidiano Cabos Sueltos lo titulamos de la siguiente manera: Con Rajoy, la libertad de expresión peligra.

Listas negras de periodistas
No nos equivocamos. Conocemos muy bien las arremetidas del PP contra los medios no adictos. No olvidamos que el Grupo Prisa fue bombardeado, aunque sin éxito, por el trío Aznar, Miguel Ángel Rodríguez y Francisco Álvarez Cascos, mientras el mutismo de Rajoy, que era ministro del Gobierno popular, fue total.  Funcionaron las listas negras de periodistas destinados al veto. Juan Tapia, que era director de La Vanguardia, fue cesado unos días más tarde de la mayoría absoluta de Aznar. El cese se lo exigió Aznar al conde de Godó.

Una crack del periodismo
A Julia Otero, que es una crack del periodismo radiofónico, la echaron de Onda Cero, que estaba controlada entonces por  Aznar. Lo hicieron  sin guardar ni las formas. Ahora han hecho lo propio, o algo similar, con Pilar Rahola. Esta vez, sin embargo, el controlador político de la operación no era ni Aznar ni su entorno. Fue Rajoy y su entorno.

Alfonso Ussía y César Vidal
El periódico de confianza de Rajoy es La Razón, que tiene como columnistas diarios, entre otros, a Alfonso Ussia y a César Vidal. La propiedad  formal es de José Manuel Lara,  patrón de la editorial Planeta y de Antena 3. Lara juega políticamente muchas cartas simultáneamente, pero es voz pública su relación muy fluida con Aznar y en la actualidad con Rajoy. En  2001, fui yo propuesto para participar en la tertulia nocturna de Onda Cero. En aquel tiempo, Onda Cero había pasado a manos de Pedro Jota quien había nombrado a Victoria Prego directora de esa tertulia. Me vetaron directamente desde La Moncloa, aunque mi presencia fue publicada en El Mundo.

El director de La Razón
Uno de los periodistas favoritos del candidato conservador a presidente del Gobierno es Francisco Maruhenda, director de La Razón. Va por la vida, como su padrino Rajoy, de dialogante, moderado y centrista. Pero hace unos días, en una radio de Barcelona, se quitó la careta y se puso a defender en no pocos aspectos al franquismo. Cuando la guerra de Irak hacíamos semanalmente un cara a cara, él y yo, en Barcelona TV. El moderado Maruhenda era un partidario total de la guerra. Lo dicho. Rajoy es un peligro para la libertad de expresión en España.

Fascismo a la española
Recordemos además que dos de sus  libros de cabecera, siendo ya presidente de la Diputación de Pontevedra, estaban escritos por dos conocidos escritores franquistas. Él los alabó con entusiasmo en sendos artículos suyos, publicados en El Faro de Vigo. Durante el franquismo, durante cuarenta años, no hubo libertad de prensa. Mandaban los censores. Aquello fue  fascismo a la española.

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM