Las encuestas de Noxa Consulting tienen la ventaja de que están dirigidas por el catedrático emérito Julián Santamaría, exdirector del CIS, el más prestigioso de los expertos españoles en demoscopia. Habitualmente clava los resultados. Cuando la mayoría de los sondeos vaticinaban mayoría absoluta para CiU en los comicios de la Generalitat catalana de hace un año, Santamaría pronosticó que ganaría cómodamente Artur Mas, aunque era muy probable, a su juicio, que no conseguiría mayoría absoluta. Así sucedió para desgracia de Mas, que gobierna gracias, en buena parte, a pactos con el PP de Cataluña.

¿El PP, segunda fuerza en Cataluña?
Ayer, La Vanguardia publicó la encuesta de Noxa Consulting sobre las elecciones del 20-N. Los resultados son muy negativos para el PSOE. Pero también podrían serlo –desde una óptica distinta, pero significativa- para CiU. Santamaría señala, en su análisis de la encuesta y, en general, de la situación, que “el impulso del PP se extiende a territorios clave como Cataluña donde podría obtener su mejor resultado histórico convirtiéndose en la segunda fuerza política”. Teniendo en cuenta que la encuesta prevé, “pese a la debacle socialista”, que el PSC ganará de nuevo, lo que, por cierto, ha hecho siempre desde 1977, el batacazo de CiU sería en este sentido espectacular. El sondeo incluye dos datos muy interesantes.

“La pelota en el tejado”
El primero consiste en que Santamaría advierte que “el reducido tamaño de la muestra sólo permite una aproximación al hacer el cálculo de los escaños que pueden variar o no de forma sensible”. El segundo es decisivo: “La pelota está en el tejado del PSOE, en su mayor o menor capacidad para movilizar a su electorado potencial y evitar fugas a otros partidos”. ¿Puede aún Alfredo Pérez Rubalcaba, a cuarenta días de la cita con las urnas, ser el vencedor? Nadie lo cree, ciertamente, pero conste que no es dogma de fe que Rajoy triunfe el 20-N.

Un revulsivo
Hace unos días, sugerimos desde ELPLURAL.COM que podría ser un revulsivo –en una campaña que parece tan atractiva por las propuestas de Rubalcaba como demasiado plana frente al PP- darle mucho más juego a Felipe González, que se ofreció públicamente a echar una mano al candidato socialista. Añadimos además que anunciar que González, de gobernar el PSOE, sería ministro de Asuntos Exteriores nos parecía una fórmula con gancho. Está claro lo que afirma Santamaría. Es improbable la victoria del PSOE, pero todavía posible. La pelota está en el campo del PSOE. Y, puntualiza: “La lealtad de los viejos votantes socialistas a su partido ha ido en aumento en los últimos meses”. ¡Rubalcaba y compañía, movilicen de una vez!

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM