El discurso de la “recuperación” que intenta instalar el Gobierno en la opinión pública por tierra, mar y aire, choca de una manera frontal con la profundización simultánea de las políticas de recorte en las prestaciones sociales más básicas a la población. Muchos ciudadanos se preguntan: ¿si es cierto que la economía se está recuperando, por qué el Gobierno insiste en recortar prestaciones que afectan a derechos fundamentales? Mientras los ministros brindan cada día por la evolución de algunas cifras macroeconómicas, millones de ciudadanos sufren los recortes gubernamentales en los servicios sanitarios, en las becas, en las pensiones, en la atención a las personas dependientes…

Quizás el recorte más dramático sea el que afecta a la atención sanitaria. Recortar recursos en la protección frente a la enfermedad y la muerte resulta especialmente cruel. Pero es precisamente en el capítulo sanitario donde los ajustes del Gobierno están resultando más duros y persistentes. Hasta cinco grandes capítulos pueden definirse en la política del PP para recortar prestaciones sanitarias a los españoles.

Sigue leyendo en el blog de Rafael Simancas