Unos pocos días de rodaje y esa ilusión de la derecha mediática, ese panegírico inacabable sobre los áureos ministros, ha estallado por los aires esa sensación de robustez. Ha bastado que entraran en la más abyecta revancha, en la más indisimulada venganza hacia leyes que no sólo han supuesto un avance enorme en derechos sociales sino que eran ampliamente apoyadas por el grueso de la sociedad. Pero el sector extremo del PP Gürtel está pasando el cepillo para recoger su siembra de odio y espumarajos de ocho años de mentiras y bilis hacia todo aquello que nos hacía más libres y más perfectos como seres humanos.

Seguir leyendo en el blog de José Luis Peñas