Fue uno de los momentos calientes del debate entre los candidatos. Alfredo Pérez Rubalcaba presionaba a Mariano Rajoy: “díganos qué piensa hacer con la prestación para el desempleo”. Se lo repitió varias veces, y ante el silencio del líder ‘popular’ le recordó que en el diario argentino ‘La Nación’ habían publicado unas declaraciones suyas, que ya recogimos en ELPLURAL.COM, en las que venía a decir que se gastaba demasiado dinero en la cobertura para los parados.

En ese momento Rajoy levantó un papel y dijo que el periodista argentino que había escrito aquello había rectificado. “Dice que malentendió lo que dije y publicó su rectificación”, dijo el líder popular. Rubalcaba le recordó que declaraciones  parecidas había hecho en el Washington Post  y que María Dolores Cospedal también había hecho esos comentarios. Pero en el aire quedó flotando aquella duda: ¿qué había pasado entre Rajoy y el periodista argentino?

El ‘off the record’ que pasó a ser ‘on the record’
Se lo podemos explicar. En el mes de octubre la gente de comunicación de Mariano Rajoy, básicamente su mano derecha, Carmen Martínez de Castro, decidió agrupar a todos los periodistas latinoamericanos que habían pedido un encuentro con el líder del PP. El formato, un ‘off the record’. Y así se convocó.

A lo largo de la reunión, Mariano Rajoy se fue encontrando a gusto, como a menudo le pasa cuando está con periodistas por los que no se siente ‘amenazado’. Y fue hablando de todos los temas que le fueron planteando en un tono amable. Nada surgió allí, o eso le pareció, que mereciera la pena mantenerse en secreto. Y cuando estaba a punto de acabarse la reunión, se dirigió a su jefa de Comunicación, ya decimos una especie de directora de gabinete que ayer, por ejemplo, le acompañó a IFEMA para el debate, y le dijo: “No hay nada que hayamos hablado que haya que mantener en secreto, que lo usen ¿te parece?”.

¿Lo dijo o no lo dijo?
Y así lo que iba a ser un ‘off the record’, se convirtió en una reunión ‘on the record’, con la información utilizable. Lo malo de este giro es que no se toman apuntes del ‘off the record’, así es que los periodistas de los medios latinoamericanos se encontraron con que tenían que echar mano de la memoria. La mayoría decidió, ante esa situación, utilizar la información para hacer un artículo con algún entrecomillado. Incluso se llamaron entre ellos para asegurarse de que el recuerdo todos se plasmara en un mensaje igual… Todos, menos el corresponsal del diario argentino ‘La Nación’, que publicó la conversación como si se hubiera tratado de una entrevista, publicando preguntas y respuestas. Entre ellas la contestación sobre el posible recorte de las prestaciones por desempleo.

Cuando se publicó ‘la entrevista’ en ‘La Nación’, el escándalo sobre esos recortes tomó considerable tamaño. Carmen Martínez de Castro rápidamente se puso en marcha. Llamó a los periodistas sudamericanos y les pidió que salieran a la luz desmintiendo a su compañero, ya que ellos no habían publicado esas palabras en torno a los posibles recortes en el desempleo. Como estos se negaron, Martínez de Castro llamó entonces al corresponsal argentino que, éste sí, aceptó publicar una nota ‘desmintiéndose a sí mismo’. La nota que ayer exhibió Rajoy al sentirse acorralado por Rubalcaba.