Villa no es un periodista de derechas, sino de extrema derecha. Este juego carnavalesco, de disfraces diversos, parece que le encanta a Mariano Rajoy. En cuanto a  María Dolores de Cospedal –por ahora secretaria general del PP-, hemos de decir que le gusta que la gente la considere la reina de los mares.

La deontología profesional
En breve tiempo se ha confirmado una obviedad. Cospedal, tan presuntamente moderada y centrista como su jefe,  es de hecho partidaria de las actitudes ultramontanas. Hubiera podido contratar para su TV a algún o alguna periodista castellano-manchega de prestigio. Por supuesto, los hay y las hay que, además, no son necesariamente progresistas, pero que sí procuran el cumplimiento básico de la deontología profesional.

El palmero de Losantos
Muy poco que ver, en todo caso, con el modelo Villa, escorado hacia posiciones montaraces. Villa –conviene no olvidarse- consiguió cierta fama en lo sectores más reaccionarios de la sociedad española. Una parte de su carrera en la COPE de los obispos consistía en hacerle de palmero a Federico Jiménez Losantos.

La "Telecospedal"
Como no podía ser de otra manera tratándose de Villa, el otro día la denominada, con acierto, “Telecospedal” se permitió ignorar o esconder el mitin de Alfredo Pérez Rubalcaba y José Bono en Toledo. La televisión castellano-manchega sí informó, en cambio, del mitin de Cospedal en Cuenca, aunque Cospedal –como es sabido- no participe en las elecciones del 20-N.

República bananera
Este montaje  es de república bananera, chapucero y antidemocrático. Recuerda todo esto la TVE de los años de la dictadura, con Manuel Fraga Iribarne actuando de dueño del cortijo. En el referéndum de la ley orgánica del Estado, Fraga Iribarne prohibió que nadie que estuviera en contra de esa ley lo difundira públicamente en pasquines, en la radio y en la televisión de la época.

El promotor de AP
Por cierto, Fraga Iribarne, poco después de la muerte del general Franco, fue el promotor de los Siete Magníficos, prólogo de Alianza Popular, integrada su dirección por altos cargos del franquismo.  La huella de aquella época se mantiene en la actualidad. Los herederos del franquismo están instalados en Génova 13.

Nauseas
La TV de Castilla-La Mancha  no es  la excepción a la regla. Sigue los pasos de Telemadrid y de Canal 9. El riesgo lo tienen ahora los  magníficos profesionales de RTVE, que han hecho de la televisión y la radio del Estado un límpido espejo donde la pluralidad y el rigor informativo brillan de modo admirable. ¿Qué ocurrirá en RTVE, si Rajoy gana las elecciones? Es ésta una pregunta cuya respuesta provoca nauseas.

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM