¿Dónde hemos fallado? ¿Por qué el COI ha rechazado a Madrid como sede de los JJOO de 2020? Aunque casi todos se muestren compungidos (desde Tele Madrid hasta La Sexta pasando por la SER y la prensa escrita en general) a quien esto escribe no le ha afectado la decisión del comité olímpico, y aun a sabiendas de ser tildado antipatriota, mi única preocupación era la posibilidad de que un país que necesita emitir de 4 a 5 mil millones de euros cada semana para seguir a flote, que tiene en venta la sanidad y que no puede atender las prestaciones sociales básicas, tuviera que asumir el gasto de unos juegos olímpicos mientras cada mañana, un sólo niño español vaya al colegio sin haber tomado un simple “cup of colacao con leche” por falta de recursos en su hogar.

Durante el franquismo, cuando perdíamos en Eurovisión, los expertos oficiales analizaban el voto de cada país como si de un asunto de estado se tratara, sin plantearse si la canción española estuvo a la altura y mucho menos otras cuestiones. Así, tras los heroicos esfuerzos de Conchita Bautista, Víctor Balaguer, José Guardiola o el gran Raphael, los televisores en blanco y negro dejaban entrever un gran desprecio hacia España cuando, de haberlo, iba dirigido al último bastión del fascismo europeo personalizado en Franco y no contra los españoles.

Sigue leyendo en el blog de Alberto Soler