Vivimos horrores en el
Pasado. Los nuestros
Murieron por la defensa
De las libertades.
Se fue el dictador.
Muerto en su cama
Su cuerpo atravesado
De tubos, no de balas


Merecidas por tanta
Muerte derramada,
Tanta sangre inocente
Salpicando los caminos
Y las tapias encaladas
De los cementerios
Españoles. ¿Dónde
Estáis, hermanos?
Necesitamos encontraros
Para teneros
A nuestro lado, padre,
Hermano, Hijo.
¿Por qué os asesinaron?
Por placer del sanguinario.


Seguir leyendo en el blog de Mª Dolores Amorós