Por otro lado su electoralista y embaucadora promesa de 'trabajo para todos' se ha convertido en una realidad insultante con un aumento obsceno del paro en este país, afectando a todos los tramos de la población, aunque es especialmente vejatorio para los jóvenes. Pero Rajoy mantiene su obcecación en el dichoso déficit y en tener contenta a Merkel, aunque los españoles estemos llegando a situaciones que van a ser incontrolables.

Seguir leyendo en el blog de Mª Dolores Amorós