Dando ejemplo de recortes, de liberalismo a ultranza, los consejeros de Aguirre, gurtelianos de pro, suman a sus escuetos sueldos los de sus respectivas, eso sí a cargo de las arcas públicas, tener o no preparación no es óbice para que los cónyuges de nuestros próceres patrios no puedan disponer a su antojo del erario público eso dice el liberalismo, el que lo paguemos todos es pecata minuta.

Seguir leyendo en el blog de José Luis Peñas