La Convención Nacional del PP es ya historia. Una fiesta por todo lo alto porque para algo esel partido que defiende como nadie la nación. Este país es lo que es gracias a los populares; somos ejemplo en el mundo en virtud de nuestra disciplina siguiendo a los líderes planetarios en materia económica y social, batimos récords en desigualdad lo que provoca que millones de niños no pasen a formar parte de la pandemia de la obesidad; reinamos en el campo del desempleo, con cientos de miles de personas multiplicados por mucho, preparados para dar el salto a la fama laboral en cualquier momento (yo calculo que en un período que oscilará entre el próximo año y medio y tres lustros).

Pero nada esto es importante. En las fiestas manda el buen rollo, la parte positiva. Por ejemplo, hace tiempo alguien dijo que en realidad todo lo que acontece persigue la reconquista europea y ya se empiezan a ver los resultados con manifestaciones por el viejo continente con pancartas con el nombre de nuestro país. El motivo es lo de menos. Lo importante es la #MarcaEspaña. ¡Ah! Tampoco olvidemos que reinamos en el mundo del fútbol deporte en el que juegan once contra once y siempre ganan los alemanes… ¡Pues ya no, Merkel! Estamos tan crecidos que hasta le cambiamos a Obama valiosos facsímiles por M&M´S. Podíamos haberle dado unos turrones, pero nosotros somos así. Marcamos tendencia y estos días en Valladolid se recordaron estas y otras cosas con diversión y música.

Sigue leyendo en Crónicas Lerenses