Una Derecha que aboga por una gran estafa denominada austeridad. Austeridad basada en la etiqueta de una deuda, que hoy por hoy es una aberración que llevará al país a una recesión con unos datos negativos muy superiores a la media europea en una crisis que terminará con, uno tras otro, todos los dirigentes de Europa. Una Estafa que nos empuja y presiona en dirección al fondo de un agujero sin salida.

Muchos españoles se equivocaron con facultar a un Mariano Rajoy que se ha rodeado del peor gabinete de ministros que en los tiempos modernos y democráticos haya existido sobre la faz de la tierra. Hoy ya escuchamos voces. Voces que andaban calladas, recluidas a la sombra y que se están dando cuenta del error tan grande que supone una Derecha que desgaja día a día la calidad de vida de los españoles.

Seguridad, educación y cultura, investigación y, en definitiva, el bienestar de todos los españoles se ha roto hasta un punto que todavía no podemos valorar. Represiones, privatizaciones y copagos están haciendo que los términos regresión o involución, vuelvan a la palestra y como si de una paradoja se tratara, nos encontremos aquí y a la vez en un estado comparable al “Cuéntame”.

Nos hemos convertido en el hazmerreir de un Axel Kicillof, político de medio pelo, egocéntrico y aburrido en su discurso que, a símil de parco y banal columnista de tebeo, deja al Presidente del Gobierno Español a la altura del betún.

Y para colmo, Derecha que en cuatro días ha conseguido que los “tan queridos” Borbones, parezcan una familia real de un país tercermundista que sueñan paraísos y recogen estrellas para ofrecerlas en rito al dios de la caza o todavía peor, que sus suegros, yernos y tíos terceros se asemejen una “manada” de políticos valencianos.

Pinche aquí para acceder al blog “Nada de arrepentimiento”