No se ablanden, no crean nada, eso de que la pobre ancianita pone sus ahorros a disposición del niño, ni se crean eso de que sus familias están apoyándoles, no se crean que hacen ningún esfuerzo por disculparse o pedir perdón, al contrario todo su esfuerzo es salvar el mayor número de millones de euros para poder seguir viviendo y riéndose de todos nosotros, de la justicia y de la verdad. No se crean esas imágenes de lástima, son dirigidas y actuadas y alentadas por sus letrados, que si mucho en la cárcel, que si claustrofobia, que si… Mierdas, mentiras, son lo peor de la sociedad y deben penar por sus delitos, delitos que son de los peores que se pueden cometer por mucho que Montoro se esfuerce en minimizar el delito fiscal: el delito fiscal mata, quema montes, viola a mujeres, es homicida de niños, y baja la estatura moral de la sociedad a niveles próximos a los de las sociedades de hienas.

Seguir leyendo en el blog de José Luis Peñas