En Navarra tras cuarenta años de democracia, el respaldo parlamentario hacia los partidos constitucionalistas, supera ampliamente a aquellos que puedan perseguir la consecución de un marco distinto al actual. No obstante, la Constitución española reconoce el derecho a decidir del pueblo navarro en su Disposición Transitoria IV. Es éste quien puede considerar cuando lo desee, su integración o no en el País Vasco con arreglo a referéndum. Dicho plebiscito no se ha efectuado hasta la fecha, sencillamente porque una amplia mayoría de esta comunidad, se declara navarra sin plantearse en ningún momento, la posibilidad de ejercer dicha facultad.

Las tres provincias que conforman el País Vasco, son Territorios Históricos forales con soberanía propia. De sus Diputaciones emanan normas con rango de ley, y es la unión expresa de los tres territorios, soberanos e iguales entre sí, la que posibilita la realidad jurídica y normativa del País Vasco. No es difícil recordar cómo en algún momento, el Partido Popular alavés ha advertido respecto de la peculiaridad foral que distingue a las provincias vascas y de cómo los alaveses son soberanos tanto para permanecer, como para desligarse de la comunidad autónoma vasca, en caso de que ciertos proyectos nacionalistas llegaran a sustanciarse.

Siga leyendo en el blog de Alex Vidal