Puede parecer una pregunta estúpida, pero resulta fundamental que cada ciudadano español tenga el valor de darle respuesta. ¿Vas de radical de derechas? ¿Vas de radical de izquierdas? Si vas de radical, España no tiene solución.

Vamos a ver si os tranquilizo: los ciudadanos españoles tienen una situación económica complicada y hay que tomar decisiones. Los ciudadanos españoles podemos luchar para corregir errores de anteriores gobiernos y podemos intentar nuevas soluciones valientes y realistas.

¿Ciudadano: tú que quieres hacer?

No me ando con rodeos: hay españoles que quieren que una izquierda rotunda termine con todo lo que hace sufrir a sus colegas y hay una izquierda prudente que quiere que se termine el dolor de muchos ciudadanos con medidas realistas. Hay quien sueña y lucha por cambios para el que sueña y hay quien trabaja por cambios eficientes para el que sufre.

El resultado de las últimas elecciones generales no deja dudas: los españoles queremos acuerdos trasversales. Lo digo más claro: es imposible gobernar España sin un acuerdo entre el centro derecha y el centro izquierda.

Ahora vamos a presenciar el viejo tema español de las “esencias”: un conservador no cede nunca y un progresista jamás cede.

Resultado: nada cambia. Y todos sufrimos.

De verdad, esos votantes de Podemos ¿son tan dogmáticos que prefieren que sus ideas no sirvan para nada frente a que (si pactan) sean útiles para muchos españoles que sufren?

¿Sabéis cuántos españoles van a padecer una vida amarga si no os unís al pacto que encabeza el PSOE?

¡Qué malo es para los ciudadanos de a pie que alguien hoy y ahora sea un radical antiguo y sin matices!