El meninfotismo valenciano
Si bien siempre he conseguido sintonizar, y hasta entablar una cómplice connivencia, con ese espíritu fallero (mitad humorístico, mitad denuncia) con el que muchos valencianos celebran la llegada del equinoccio de primavera, este año me ha resultado difícil asumir una característica idiosincrática (mas bien un rasgo) que se identifica y hasta define la valencianía y que, en la coyuntura socioeconómica actual, me avergüenza mas que nunca. Me refiero al “meninfotismo”, un término intraducible al castellano que podríamos definir como un “dejémoslo estar…”, “no vale la pena…”, “aguantemos y ya está…”, “total para qué…”.

Seguir leyendo en el blog de Alberto Soler