Conviene recordar al respecto lo que dijo en un mitin el presidente chileno Salvador Allende, poco antes del golpe de Estado del general Augusto Pinochet, a mediados de 1971: “¡Compañeros, sabed que tenemos el Gobierno, pero  no tenemos el poder!”  Y así sucedió lo que sucedió en Chile. El Gobierno del socialista Allende fue brutalmente derribado por la fuerza de las armas con la cobertura y la ayuda de la Casa Blanca, siendo Richard Nixon presidente de EEUU y Henry Kissinger, secretario de Estado.

 Jueces y fiscales
El poder no se compone sólo de la política. ¿La administración de la Justicia, que se hace básicamente a través de fiscales y jueces, hacia dónde se inclina desde un punto de vista global? Mayoritariamente,  los jueces y también los fiscales están más cerca de posiciones conservadoras que de posiciones progresistas. El Gobierno de Mariano Rajoy, de cumplirse los augurios, dispondrá de muchos más instrumentos legales para ubicar a jueces y fiscales afines al PP en los sitios más adecuados a sus intereses. ¿Qué acabará pasando con el caso Gürtel, por cierto cada vez más desdibujado y más ralentizado?

 Algo indiscutible
Que hay empresarios ideológicamente de izquierdas es algo indiscutible. Tan indiscutible como que la mayoría de los empresarios se mueven con mayor facilidad en territorio conservador que progresista. Saben que sus intereses, por lo general, pueden encajar mejor con un Gobierno de derechas que de izquierdas. Igual cabría decir de los militares y de los integrantes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, aunque ni son por fortuna golpistas ni necesariamente son todos ellos de centro-derecha.  Unos pocos son más bien de centro-izquierda.

Los discípulos de Lucifer
La Iglesia católica continúa teniendo una importante influencia en España. Sus jerarcas y numerosos clérigos o monjas, y los componentes de movimientos del catolicismo integrista confunden demasiadas veces a los ciudadanos  progresistas con los discípulos de Lucifer. No sólo no son los grandes jefes del catolicismo hispano partidarios –salvo escasas excepciones- del PSOE, sino que son beligerantes sistemáticos ante el socialismo y las izquierdas.

Desnivel monumental
En cuanto a los medios de comunicación, el desnivel entre los populares y los socialistas es enorme, monumental y va desde luego en aumento. La cotidiana oleada de la prensa de la caverna no puede ni compararse con las olas de la prensa progresista. Este panorama incluye  televisiones y cadenas radiofónicas. No es difícil enumerarnos. El PP está desde la óptica mediática muy bien protegido, a pesar de  batallitas internas entre unos y otros. El cierre de filas se produce con firmeza cuando suenan las alarmas.

Escenarios peores
Este es el poder casi absoluto de los populares. El derrumbe del PSOE  en mayo fue estrepitoso. Esas elecciones se llevaron por delante múltiples ayuntamientos y comunidades autónomas. Mañana pueden verse escenarios  similares o incluso peores. El poder absoluto de la derecha, si así ocurre, se incrementará al máximo y sin precedentes desde la transición hasta el día de hoy. La única forma de frenar semejante poder, que puede poner en riesgo las libertades, es votando mañana socialista.

 

                           Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM