¿Cuáles son las razones para que el ministro de Fomento y portavoz del Gobierno deba dimitir o ser destituido? Nos referimos, sin duda, a las presuntas razones difundidas, en estos días preelectorales y a todo trapo, por el diario El Mundo, especialista en el perverso arte de caza y captura a la medida de sus intereses y sus ensoñaciones.

La credibilidad del aludido periódico
¿Recuerdan en qué ha quedado la credibilidad del aludido periódico, tras lanzarse, durante más de uno o dos años, contra el ex presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y su hija Paula, acusados ambos de aprovecharse de las subvenciones  de la multinacional Matsa? Los propósitos del mundo mundial, sin embargo, chocaron una y otra vez con el Tribunal Supremo.

Evidente conchabamiento
También podríamos evocar aquellas fábulas esotéricas sobre el caso Faisán, mientras desde El Mundo, y en evidente conchabamiento con los dirigentes del PP, se apuntaba a la cabeza de Alfredo Pérez Rubalcaba. Proyectar la imagen de un Rubalcaba abrazando al jefe de los terroristas era el objetivo. Hubiera acabado con la carrera política de Rubalcaba que, en el fondo, era de lo que se trataba. Pero la Justicia lo impidió.

Un probable corrupto
El diario de Pedro Jota, pues, ha presentado a Blanco como un probable corrupto, vendido al empresario lucense José Dorribo, cuyo palmarés profesional es más bien bochornoso, delictivo y carcelario. Detrás de El Mundo se ha desplegado de nuevo el amplio cortejo mediático/político de los inquisidores populares exigiendo la liquidación urgente de Blanco al que se la tiene jurada la derechona.





¡Quién te ha visto y quién te ve!
Pero ni Soraya Sáenz de Santamaría, tan agasajada ayer en la contraportada de El Mundo por Raúl del Pozo, [¡quién te ha visto y quién te ve!], ni Pedro Jota, ni los que se rasgan las vestiduras hipócritamente, han hecho caso de lo siguiente.

3.5 millones de euros
El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, sí tendría que explicar con todo detalle, y en el Parlamento autonómico, por qué subvencionó su Gobierno con 3.5 millones de euros al grupo de empresas o Laboratorios Nupel. El empresario de este grupo era y sigue siendo Dorribo. Pero Núñez Feijóo calla. Como hace siempre Rajoy.

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM