La idea que debe presidir el próximo Congreso del PSOE, a mi modesto entender, es la idea del Partido Socialista de Europa. Si algo hemos aprendido en los últimos años los socialistas españoles es que contar con un Gobierno nacional y una amplia mayoría en el Parlamento nacional no proporciona la influencia necesaria para ejecutar un programa de políticas progresistas. Los objetivos del ideario socialista no pueden alcanzarse desde el poder democrático de un solo Estado, sobre todo si ese Estado corresponde a una economía de potencia media-baja como la española.

Seguir leyendo en el blog de Rafael Simancas