Tal gestión,  desde el inicio de su mandato, año 2003 –no se debe olvidar el tamayazo-, se caracteriza por la exhibición impía del neoliberalismo sin apenas rostro humano, lo que ha provocado un estado de tensión en Madrid, sin precedentes desde la transición hasta ahora.

Ofensiva sin cuartel
Dos de los pilares básicos del Estado del Bienestar –que a Aguirre tanto le enojan- son la sanidad y la educación públicas. Pues bien, estos dos sectores están teniendo que soportar una ofensiva sin cuartel, dirigida por ella y sus palmeros.

Aguas desbordadas
Cada vez que hay un conflicto en la Comunidad regida por Aguirre, las aguas acostumbran a desbordarse. En esas circunstancias la lideresa tiende a calentar el ambiente y a emular a su admirada Margaret Thatcher, aquella princesa británica encargada, junto al presidente Reagan, de darle leña a la plebe, algo parecido de cuanto ocurría en las monarquías absolutistas. ¿Cómo le iba a gustar a Aguirre,  la Revolución Francesa, que tanto critica su amigo Pedro Jota en su reciente libro?

La adjudicación de una emisora de radio
Tan amiga es de Ramírez y de Federico Jiménez Losantos que –según la versión escrita de José Antonio Zarzalejos, ex director de ABC, al que mencionamos en ELPLURAL.COM hace pocos días- “en los primeros meses de 2009, Esperanza Aguirre adjudicó a una sociedad mixta de Jiménez Losantos y de la editora de El Mundo la mejor emisora de Madrid”  Así es el neoliberalismo -sinónimo de la ley de la selva o la ley del más fuerte- que con enorme fervor agrada a la lideresa. A los amiguetes, todo. A los adversarios, ni agua.

“Fracaso rotundo del socialismo”
En la Convención del PP soltó además Aguirre que lo positivo de la crisis es “la demostración del fracaso rotundo y sin paliativos del socialismo”. O su ignorancia le gasta malas pasadas o su cinismo es monumental. O ambas cosas a la vez. La crisis presiona a Nicolás Sarkozy y el socialismo aparece como favorito en las encuestas francesas y en elecciones recientes de carácter local.

De derrota en derrota
Ángela Merkel va de derrota en derrota en muchos landers y su situación como cancillera no  es nada favorable. En Italia, Berlusconi está a punto de caer. En Dinamarca han ganado los socialdemócratas. Y en Noruega, también. En Bélgica, el primer ministro es socialista. En el Reino Unido, el conservador Cameron se tambalea.

Los límites del decoro dialéctico
En todo caso, las falsedades calumniosas han sido divulgadas por la lideresa y su alegre muchachada, apuntando al 15-M, una organización ciudadana, nacida espontáneamente al calor de las protestas crecientes contra la muy peligrosa crisis económica internacional. Semejantes insinuaciones rebasan los límites del decoro dialéctico. Aguirre ha llegado a calificar a los indignados de ser promotores más o menos directos de un golpe de Estado. O sea, doña Espe que siempre ve el mundo al revés. Los golpistas no son los indignados, sino los que indignan.

Enric Sopena es director de ELPLURAL.COM