Ahora más sangre, más rosas.
Diecisiete de Guillena.
Vil, brutal asesinato.
Ahora vuelvo, hija.
Promesa en el aire,
El paseíllo, eterno,
Risotadas obscenas
De montañas nevadas.
¿Dónde está la hermana?
¿Dónde la madre?
¿Dónde la esposa?
Silencio, miedo, pánico.
El terror extendido.


Seguir leyendo en el blog de María Dolores Amorós